El comienzo del camino

A veces, es necesario tocar fondo para reaccionar y dar un volantazo en la vida, quizás esta fue la frase que más me repetí a mi mismo durante el verano de 2016, tras haber fracasado de manera absolutamente estrepitosa en su primer año de Administración y Dirección de Empesas (ADE). Había llegado el momento de buscar algo que me llenase, que me hiciese pensar que yo podría valer para esto, y así, casi sin ser consciente de ello, fui a parar en el Grado Superior de Marketing y Publicidad en Septiembre de dicho año.

Fue un comienzo con sabor un tanto agridulce y extraño, el de quien no sabe hacia donde orientar su futuro profesional a sus 19 años, pero que tiene mil ganas de sentirse a gusto en el aspecto estudiantil.

Y maldito momento en el que acabé en Marketing y Publicidad, a los 3 meses me había convertido en un auténtico enfermo de la mercadotecnia, en efecto, me había picado el gusanillo, pero de lleno, nunca en mi vida me había sentido tan a gusto con la materia estudiada y con el grado en general.

De hecho, mi cuerpo me pedía avanzar a más velocidad que el resto de los compañeros, mi vida estudiantil se había comido en gran medida mi tiempo libre. A partir de ese momento iba a utilizar para aprender a soltarme con programas de edición de fotografía o de sonido, creando proyectos personales por puro y simple ocio.

Proyectos personales Jose Horcas. Top10 JH en Youtube. milbanderasondearan (MBO) en Instagram.

 

Marketing, camino encontrado, ¿y ahora?

Tras dos años maravillosos en el Grado Superior de Marketing y Publicidad, lugar donde encontré el camino que quería seguir en mi futuro profesional, todo acabó en un pis pas. Sin casi darme cuenta, ahí estaba yo, defendiendo a muerte mi proyecto fin de grado en Julio de 2018, en el que traté de resumir y condensar todo lo aprendido durante aquella estancia.

Tras acabar el grado, decidí que era momento de salir al mercado laboral, de pelear por un puesto de trabajo en el área de Marketing Digital y Publicidad, y ahí apareció, por primera vez en mi vida, NETT Formación, en la cual estuve muy tentado de apuntarme ese mismo verano, pero tras reflexionarlo, decidí buscar otro tipo de alternativas que me permitiesen una cierta remuneración, ahí es cuando desperté en el mundo real, muchas puertas cerradas, entrevistas y currículums fallidos, y un curso 2018-19 que me sirvió para concienciarme de que con solo el Grado Superior no iba a ser suficiente.

Salto al vacío

Y así, casi sin darme cuenta, me hallaba en Agosto de 2019, y, casualmente, en el mismo punto que en 2018, con la misma formación, pero con un año duro a mis espaldas que me sirvió para adquirir madurez y entereza a nivel personal, además de la base que ya había empezado a forjar de manera autodidacta. Era el momento de lanzarme al vacío, estaba decidido a comenzar con el #MasterMPD. Tocaban semanas duras repletas de entrevistas y de “ya te llamaremos” , hasta que en la primera semana de Octubre, a escasos 7 días del comienzo del máster, aparecieron ellos, la gran familia de SocialOnce y en concreto, del proyecto Damysus, fue como el que tiene un flechazo a primera vista, se notaba en el ambiente, a ellos les gustaba y yo quería estar allí haciendo la Beca TalenTic.

Y hasta el punto actual hemos ido a parar, aprendiendo cada día el manejo de las herramientas más complejas de Diseño Gráfico y comprendiendo los fundamentos del Marketing Digital, luchando por cada día aprender un poquito más y ser algo más profesional que ayer. Llegados a este punto, alguno pensará que estoy más cerca del final del camino, pero tengo esa extraña sensación de que esto, tan solo acaba de empezar, porque, como buen entusiasta de la vida, creo que lo que nunca podemos permitirnos es dejar de soñar.